Cada vez más personas optan por usar hormigón impreso en el jardín. Un producto muy utilizado en el sector de la decoración y construcción, formado en general por una mezcla de cemento, diferentes agregados y agua.

Los materiales agregados, los más importantes en este hormigón, pueden ser arena, grava o gravilla, entre otros, conocidos más popularmente como materiales áridos.

Por otro lado, el cemento es otro componente más, el llamado “pegamento”, la propiedad que hace que se “peguen” los materiales una vez mezclados con agua.

Estos dos pasos son lo que llamamos hormigón. Y ya, dependiendo de cómo se mezclan estos componentes, hablamos de hormigones que cuentan con numerosas propiedades y ventajas sobre el resto.

En definitiva, podríamos definir al hormigón impreso con un tipo de pavimento continuo con superficies pigmentadas y de bajo relieve.

 

Características del hormigón impreso

Los buenos resultados de este hormigón hacen que existan una serie de ventajas y beneficios, sumando además un acabado estupendo. Las características del hormigón no sólo se ensayan en laboratorios, sino que también cada vez más personas lo disfrutan y pueden corroborar todas sus ventajas.

A continuación, te explicamos sus características más importantes:

– La calidad es superior a cualquier baldosa realizada con cemento.

– Ante posibles ataques de ácidos, es el material más resistente.

– Este tipo de hormigón evita que las grasas entren en el interior, impidiendo que se estropee.

– La resistencia a la meteorología o las condiciones climáticas es un factor muy importante. Es resistente a los grandes cambios de temperatura, ya sean oscilaciones térmicas bruscas durante el día, como diferencias entre épocas o estaciones del año.

– Tiene una alta resistencia a los rayos ultravioleta.

Su instalación es fácil y sencilla, hasta un tiempo mínimo récord.

– Pese a que es un material que cuenta con poco espesor, es especialmente muy resistente. Opción muy importante a tener en cuenta cuando es usada en zonas con poca altura o en los edificios. La duración de este material es uno de sus grandes puntos fuertes.

– Tiene un bajo coste de ejecución y mantenimiento, siendo uno de los materiales más fáciles de manejo e instalación por su elevada versatilidad.

– Cuentan con una gran posibilidad de diseños, textura o forma. Además, los acabados son ideales con piedra, pizarras o maderas. Se puede contar con una alta personalización.

– Este material además evita que se levanten las baldosas.

– Los arquitectos aprecian extraordinarias características mecánicas o flexibles.

– Fácil limpieza. Es un material, además, muy sellador.

– Evitará plagas de insectos al ser una capa continua. En él, no pueden instalarse a sus anchas.

Tipos de hormigón impreso

El hormigón impreso puede reproducir cualquier material desde el ladrillo hasta la madera. Cuenta con un gran abanico de posibilidades en lo que se refiere al tipo de textura. Lo más empleados son los siguientes:

Hormigón liso. Normalmente el más usado es el que tiene coloreado de textura lisa. En algunas calles de zonas de nuestro país se puede ver este acabado tan impresionante. Sobre todo en jardines, zonas comerciales o deportivas. Los decoradores de interiores aprecian este acabado.

Hormigón con tratamiento al ácido. Este tipo de textura es más bonita visualmente con una superficie con sombras. Sus acabados son de los más originales que existen. Se aplica mediante ácido pulverizante y consigue los efectos que se desean.

Hormigón desactivado. Se le denomina también hormigón árido gracias a su textura y un acabado que logra conseguir. Es antideslizante, duradero y transitable. Se usa sobre todo en el exterior.

 

Ideas para el jardín usando hormigón impreso

Es una, por no decir la mejor, idea para renovar suelos o generar un pavimento nuevo y seco en cualquier acabado de exterior. Sencillo y con una aplicación fácil es resistente a los choques y a las abrasiones.

Para este pavimento lo más usado es el cemento pulido. Se consigue gracias a un proceso mecánico. Lo interesante es que ofrece una zona continua en superficie, rica en formas y tonalidades.

En el caso de aplicar en nuestro jardín o patio el hormigón impreso, junto con un buen entorno y decoración, es la opción perfecta para contar con un buen material como este.

Si, además, queremos usar este hormigón a la entrada y salida sin necesidad de realizar grandes y costosas obras, el hormigón impreso es la opción ideal, aconsejándose el uso de colores agradables y simples.

Si, por otro lado, deseas renovar o rehabilitar es la mejor opción: el hormigón impreso es resistente a las grasas o ácidos, además de otros agentes externos.

Conclusión

En definitiva, el hormigón impreso es un método ideal para optar por las mejores ventajas de un hormigón tradicional con una fácil instalación y gran versatilidad, además de calidad y con los mejores materiales. Si te ha gustado el artículo, te invitamos a que lo comentes debajo del blog.

Sigue visitando nuestra página, contamos con más artículos realizados para ti.