Los pavimentos industriales presentan una alta resistencia a cualquier tipo de impacto y al desgaste por fricción y abrasión. Igualmente, es de capital importancia que sea un suelo antideslizante para evitar accidentes asociados al tránsito constante de operarios sobre él. La impermeabilidad, obviamente, es otra característica que te puede convenir para el suelo sobre el que se desarrolla cualquier operación industrial.

Importancia de un suelo adecuado en la industria

La correcta elección de un pavimento para un sector industrial determinado es esencial para evitar una gran diversidad de problemas posteriores asociados a su mantenimiento o reparación. En caso de necesitar una rehabilitación completa por desgaste, esta puede implicar un cese operacional que te ocasione graves perjuicios por paros de producción de distinta envergadura. Obviamente, existe la posibilidad de que acabes enfrentando grandes pérdidas económicas por detener el servicio.

En principio, tienes que considerar que el suelo industrial soporta todo el peso de la maquinaria y los distintos equipos y operarios, por lo que puede acabar fácilmente desgastado. Entre sus ya mencionadas capacidades de resistencia, puede que te convenga también, dependiendo del tipo de industria concreta, protegerlo contra el contacto con químicos de cierta agresividad que se puedan verter accidentalmente.

Igualmente, según el tipo de actividades realizadas, deberás tener un suelo resistente a altas temperaturas e incluso resistente a la ignición. Obviamente, la industria es una actividad que genera bastante suciedad durante sus operaciones, por lo que te va a ser muy práctico un pavimento antipolvo que facilite las tareas ordinarias de mantenimiento y limpieza general.

En definitiva, hay una multitud de factores determinantes para elegir el suelo que más te conviene, pero resulta una consideración de gran calado que, sin duda, te ahorrará mucho tiempo y recursos económicos en el futuro.

Tipos de pavimentos industriales

Tanto si se trata de un pavimento exterior como interior, ponemos a tu disposición una gran variedad de técnicas diseñadas específicamente para adaptarse a las necesidades de tu sector industrial y a tus concretas expectativas funcionales.

En principio, has de considerar que resulta de extrema ventaja dotar de continuidad espacial a tus suelos, eliminando las típicas juntas. Se trata de una característica de enormes ventajas, pues al mismo tiempo que te ofrece gran espaciosidad y elegancia, resuelve impecablemente la cuestión de los restos que siempre se acumulan en tales juntas.

Igualmente, una superficie industrial sin juntas facilita el desplazamiento sobre ella, fomentando la calidad y eficiencia logística de las operaciones.

A continuación, te ofrecemos un ejemplo de las técnicas más innovadoras que aplicamos, diseñadas especialmente para resolver exitosamente la configuración de tu pavimento ideal:

  • Suelos de resinas epoxy

Se trata de un polímero termoestable autonivelante de sencilla aplicación y acabado liso de gran belleza. Una de sus principales ventajas es que no necesitarás levantar el pavimento anterior, con lo que optimizas tiempo e inversiones económicas.

No presenta líneas de unión, generando una superficie perfecta de gran pragmatismo. Además, es resistente a los rayos de sol, por lo que puede ofrecer un servicio ideal para suelos industriales externos. Igualmente, este material te puede asistir eficientemente si deseas renovar superficies degradadas, con socavones o distintas irregularidades.

Y, por si fuera poco, tenemos una gran gama de tonalidades, típicas de esta resina, por lo que puedes personalizar tus naves industriales incluso con acabados brillantes o mate.

  • Suelos de poliuretano

El poliuretano también es otro polímero que podemos ofrecerte con excelentes prestaciones muy similares a las de la resina epoxy. Una diferencia notable puede ser que presenta una mayor capacidad de impactos si cabe, con su típica gran flexibilidad.

  • Suelos de hormigón

Uno de los recursos más interesantes es el fratasado mecánico con el que se consiguen superficies muy lisas y compactas. También cuentas con el hormigón autonivelante, que es moldeable y presenta útiles propiedades adherentes para pavimentos y obras industriales.

El mortero autonivelante se diferencia del anterior en que la mezcla viene ya preparada, por lo que su aplicación es muy sencilla. Igualmente, dispones del fiable hormigón autocompactable que rellena huecos al fluir sencillamente por acción de su propio peso. Por último, puedes contar con el hormigón impreso, que es la mezcla convencional.

Todos estos suelos son muy duros y compactos, al mismo tiempo que elásticos, lo que disipa la tensión con gran eficacia. También son ideales para soportar grandes presiones y te ofrecen una gran durabilidad.

En síntesis, te brindamos una sólida gama de posibilidades con soluciones imbatibles para tus requerimientos específicos, tanto de nueva obra como de rehabilitación. Hay una gran tarea detrás de la elección del suelo industrial ideal y asesorarte minuciosamente es parte de un servicio de máxima calidad.

Te invitamos a que nos hagas llegar tus dudas o comentarios. Apreciamos enormemente el feedback con el cliente, pues deseamos satisfacer completamente sus expectativas, ofreciendo excelencia de servicio con el reto de cada nuevo proyecto emprendido.